SACERDOTE, PROFETA Y REY

lunes, 25 de junio de 2018

El Bautismo nos configura con Cristo. Con el primero de los siete Sacramentos, al ser humano le corresponde hacer las mismas obras que Cristo, aparte de que el propio Cristo actuará en él hasta el final de sus días. Después del Bautismo propiamente dicho, llega la crismación.

Éste es un rito complementario con el Bautismo en el que al recién bautizado se le unge con el Santo Crisma, el cual es una mezcla de aceite y bálsamo consagrados. El Sacerdote dice a los bautizados en la crismación cuando se les unge: "para que, incorporados a su pueblo y  permaneciendo unidos a Cristo, Sacerdote, Profeta y Rey, viváis eternamente".  
Los tres conceptos son trascendentales para nuestra vida Cristiana y normalmente poco comprendidos: 
  • El Cristiano es Sacerdote: el Sacerdocio que recibimos no es el ministerial, sino uno previo e incluso más importante. Todo Cristiano es Sacerdote, un bautizado está llamado a hacer de su vida una continúa alabanza al Papá Dios. Un Sacerdote en el sentido completo de la palabra es el que bendice, alaba e intercede por los demás. 
  • El Cristiano es Profeta: un bautizado está llamado a proclamar las maravillas de Dios, a dar testimonio publicamente de Cristo, a promover la Paz y la Verdad, así como denunciar las injusticias. Y es que un profeta no es aquel (como comúnmente creemos) que adivina el futuro, sino la persona que lee los acontecimientos presentes y futuros a la Luz del Evangelio. 
  • El Cristiano es Rey: el bautizado es una persona que es Libre; no es esclavo de nadie, ni de nada, ya que ha sido liberado del pecado, y tiene completa Libertad para hacer el Bien.
Por la unión con Cristo somos constituidos en lo mismo que es Él. Cristo es Sacerdote, Profeta y Rey y eso mismo somos nosotros una vez bautizados: Sacerdotes, Profetas y Reyes. ¡Qué bonito!

HOJA PARROQUIAL 100

sábado, 16 de junio de 2018

Jesús, no nos "enseña doctrinas", sino que nos ayuda a despertar. El reino de Dios, que está en nosotros y entre nosotros, no es un lugar ni una creencia, sino una fuerza llena de potencialidad. No tenemos que llegar a ser, ya somos todo en plenitud. La fe es una fuerza creadora y transformante. Nuestro trabajo será "dejar hacer", dejar el control y llenarnos de confianza en lo que somos. Feliz día del Señor y de nuestro "señorío". Un abrazo y hasta el próximo curso. El Señor les bendiga.
 

HOJA PARROQUIAL 99

sábado, 9 de junio de 2018

El Papa Francisco dice que es un "pecado" el "siempre se ha hecho así"; y que esto ha hecho y hace mucho daño a la Iglesia. ¿A la Iglesia?... Y ¡a tu propia existencia! ¿No es esta actitud un pecado contra el Espíritu Santo?
Es hora de despertar, salir de nuestras zonas de seguridad si queremos vivir y hacer crecer la familia de Jesús. Seamos madres del Señor, o sea, seamos engendradores de vida. La vida o la vivimos, o bien la viven por nosotros. Sé consciente de quién eres y que ninguna "creencia limitante" te aparte de tu ser: eres hermano, hermana, madre... del Señor. Eres plenitud. Feliz día del Señor.
 

HOJA PARROQUIAL 98

sábado, 2 de junio de 2018

Este es un día eminentemente eucarístico. Es el día propicio para descubrir  la gratuidad, oculta en la Eucaristía y que solo se ve cuando, dejando "las rutinas", los conceptos, los ritos..., despertamos a lo que realmente ES: gratuidad, entrega, darse, plenitud, presencia. Es el día del DIOS CON NOSOTROS. Jesús se da y se entrega porque es plenitud. Es el día de nosotros con nosotros y de nosotros para el mundo. Demos gracias al Señor y que Él te bendiga. Feliz día del Cuerpo de Jesús. Un abrazo.